Sinagoga y Cementerio Remuh

DIRECCIÓN:
ul. Szeroka 40, 31-053 Kraków

DESCRIPCIÓN

El permiso para la construcción de esta sinagoga lo consiguió del rey Segismundo II Augusto Jagellón un comerciante rico, Israel Isserles Auerbach.

El templo sería el obsequio para su hijo Moisés Isserles llamado Remuh. Remuh desempeñaba la función de rabino de Cracovia y de rector de la yeshivá local (escuela talmúdica). Escribía obras sobre la religión, la filosofía, el misticismo y las ciencias naturales. Fue el codificador más destacado de la ley de los judíos asquenazíes (es decir, los judíos de Europa central y oriental). Su código ritual titulado Mappa (Mantel) es utilizado hasta hoy en día por los judíos ortodoxos en todo el mundo.

El edificio, probablemente de madera, erigido en el año 1556, poco después fue devastado por un incendio, pero fue reconstruido de ladrillo, dos años más tarde. El carácter renacentista de la sinagoga fue modificado por las reconstrucciones posteriores y desgraciadamente, hoy es difícil encontrar aquí las características estilísticas evidentes. Lo que llama la atención son los contrafuertes monumentales de piedra, sobre los cuales se apoya este edificio de tamaño relativamente pequeño.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el interior devastado se convirtió en un almacén de bolsas impregnadas para cadáveres y en la sala de mujeres, se depositaba el equipo contra los incendios. Entre los años 1958 y 1968, la sinagoga fue renovada y parcialmente reconstruida. Hoy es la única casa de oración judía en la que se sigue celebrando servicios religiosos regulares (cada viernes y todas las fiestas religiosas judías). En 1968, la visitó el obispo metropolitano de Cracovia de aquel entonces, Karol Wojtyła, y en el año 1992, rezó aquí el presidente de Israel Chaim Herzog. Con la sinagoga Remuh colinda un cementerio con el mismo nombre en el que las primeras tumbas datan del año 1551. En Polonia, los únicos cementerios judíos más antiguos se encuentran en Wrocław y Lublin.

Originalmente, se entraba desde la calle Jakuba por un portón en el muro, posteriormente abovedado. Tras integrar Kazimierz en Cracovia (1800), el cementerio Remuh fue cerrado por decisión de las autoridades austríacas, al igual que todos los cementerios de Cracovia colindantes con iglesias, localizados normalmente junto a los edificios de viviendas. Antes de la Segunda Guerra Mundial, el cementerio Remuh fue un lugar bastante descuidado, con tan sólo algunas decenas de lápidas, los nazis además hicieron aquí un depósito de basuras.

Cuando en el año 1956 finalmente se procedió a la limpieza y a realizar un inventario, resultó que grandes partes del cementerio estaban vacías, sin huellas de las tumbas eliminadas. Durante las labores de excavación, se realizó un descubrimiento sensacional: se encontraron unas 700 lápidas de la segunda mitad del siglo XVI hasta la primera mitad del siglo XIX, que fueron cubiertas por una gruesa capa de tierra. Hoy el cementerio alberga 711 tumbas, algunas en forma de sepulcros y otras en forma de lápidas independientes o matzevas. Los fragmentos de las lápidas que no se consiguieron salvar, fueron insertadas en el muro por la parte de la calle Szeroka, creando así el llamado muro de las lamentaciones.

: 2016-03-25 Mostrar etiqueta
Autor de la entrada: Piotr Gruszka
Institución responsable de la entrada: Portal główny ES
  • Enviar a un amigo
  • Agregar a favoritos

¿Qué? ¿Dónde? ¿Cuándo?
Representaciones extranjeras en Cracovia